La verdad sobre los alimentos afrodisiacos

frutillas chocolate en cuerpo sexy de mujer

Se puede encontrar una innumerable cantidad de sitios web que afirman conocer las propiedades afrodisiacas de alimentos, perfumes y sustancias capaces de mejorar efectivamente nuestra actividad sexual. Pero ¿realmente funcionan? Si queremos responder a esta pregunta de una manera seria y profunda necesitamos abordarla de diferentes ángulos. Para averiguar la verdad sobre los alimentos afrodisiacos debemos empezar por el principio.

La historia de lo afrodisiaco.

historia de lo afrodisiaco
El nacimiento de Venus (1485) pintura de Sandro Botticelli.

Como decíamos, mucho se ha hablado y escrito a lo largo de la historia sobre la influencia que determinados alimentos tienen en la performance sexual. En un principio esto se debía evidentemente a que la forma de ciertas plantas y frutos se asemejaban a los órganos sexuales del hombre y la mujer. Es así como el plátano o el pepino, por un lado, o las ostras y peras por otro, generaban en quienes las consumían la ilusión de vigor sexual. En algunos casos se consideraba que tan pronto se tocaba un objeto o se estaba cerca de él, se transferían automáticamente esos poderes. Así pues el caso del cuerno de rinoceronte o el semen de ciertos animales.

El mito se transforma en cultura.

pintura de mujer sexy con comida
La constante analogpia entre las ostras y la mujer en la pintura.

Eventualmente las leyendas se aggiornan, se incorporan al arte, a la literatura y terminan siendo parte del imaginario colectivo. Así también se fueron incorporando perfumes, acciones y hasta palabras que se suponía contribuían a un mejor desempeño en el coito. Al igual que con la religión, la astrología y las pseudo-ciencias médicas, realidad y mito se terminan relacionando de tal manera que ya resulta muy difícil diferenciarlas. Finalmente, la modernidad hace suyas las creencias antiguas, pero revisitándolas y dándoles nueva vida.  

Evidencias científicas de lo afrodisiaco.

microscopio dentro de corazon
La ciencia a menudo trae inquietantes propuestas sobre el sexo y el amor.

Así como con las migrañas, el dolor estomacal o cualquier otra condición de salud, los remedios y pócimas “naturales” no pasan por el tamiz del experimento científico. No es sino hasta que son procesados y potenciados por químicos y procesos farmacológicos que empiezan a dar resultados observables. Como puede verse en Wikipedia existen de hecho 3 tipos de sustancia que actúan ya sea desinhibiendo los frenos naturales del comportamiento o estimulando directamente el deseo sexual: los fármacos que hacen subir la dopamina, la testosterona y la hormona estimulante de los melanocitos. Así pues el caso del sildenafil (usado en el Viagra) que permite aumentar el flujo sanguíneo hacia el pene durante la erección. Por supuesto que el uso de fármacos viene con un precio, tanto de riesgos como de contraindicaciones.

El fascinante mundo de la sitofilia.

cuerpo sexy con comida sitofilia
Una bella mujer y un exquisito plato. El maridaje perfecto.

En contraste con sus supuestas cualidades mágicas, existe un estímulo sexual real que muchos alimentos pueden tener sobre nosotros. Tal es el caso de la sitofilia o food play, del que muchas escorts VIP se sirven para sorprender a su selecta clientela. Desde el simple hecho de compartir una frutilla con crema, hasta juegos más elaborados como por ejemplo unciones y degustaciones sobre los cuerpos. Esta clase de prácticas apelan a la excitación del morbo por un lado y a la sensualidad en su acepción más amplia por el otro. Y es que los sentidos del gusto y el aroma inciden decididamente sobre el sistema nervioso extendiendo el umbral de sensaciones. Es por eso que los mejores telos de Buenos Aires dan tanta importancia al sector culinario.

Alcohol y efecto placebo.

el alcohol deshinibe mujer
El alcohol es uno de los principales desinhibidores del lóbulo frontal.

Dicho todo lo anterior, cabe recordar que uno de los factores más importantes en la actividad sexual es el de la autoestima y la desinhibición. Por eso es que el alcohol tal vez sea uno de los afrodisiacos “naturales” más poderosos. Quitando del medio los tapujos y frenos sociales, queda el camino liberado para que el deseo y el goce sean los protagonistas principales. Algo similar sucede con los llamados alimentos afrodisiacos. Si el que los consume está convencido de sus propiedades, puede ocurrir que se sienta más confiado durante el acto sexual y eso le permita una mejor performance. Así pues es el caso de muchas escorts que disfrutan del sexo más con un par de copas de vino encima. En definitiva, de eso se trata, de disfrutar de una de las expresiones más motivadoras conocida por los seres humanos.

¿Estás de acuerdo con estos conceptos? En definitiva todos tienen su verdad sobre los alimentos afrodisiacos. ¿Experimentaste con algún afrodisiaco? Dejanos tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.